por Carlos de la Rubia

Cómo tener un autodiálogo positivo: Una guía paso a paso

El autodiálogo es una práctica que requiere un esfuerzo consciente por tu parte. No es algo que ocurra automáticamente. Requiere práctica, vigilancia y atención constantes. Sin embargo, si lo conviertes en un hábito, tendrás un impacto positivo y duradero en tu autodiálogo.

El autodiálogo es la práctica de supervisar tu monólogo interno durante la operativa y compararlo con los factores externos para mantener una perspectiva sana y equilibrada. Es una forma de comprobar si estás basando tus pensamientos en hechos y argumentos lógicos o si estás aumentando el ruido con dudas sobre ti mismo, conversaciones negativas y expectativas poco realistas.

Paso 1: Ser consciente

Cuando te autodiagnosticas, tienes que ser consciente. Esto significa que tienes que estar en el momento y no estar atrapado en el pasado o en el futuro, deja las operaciones anteriores o  tus expectativas de futuro . Tienes que ser consciente de tus pensamientos y tienes que ser capaz de reconocer el tipo de pensamiento que estás haciendo. Tienes que identificar tanto los desencadenantes como los “anzuelos” que te atraen y te hacen permanecer allí.

Puede que seas capaz de reconocer algunos patrones autodestructivos, pero puede que aún no seas capaz de cambiarlos. No pasa nada. No es una carrera. En cambio, lo que puedes hacer es reconocer que están ahí y elegir no actuar sobre ellos. Esto requiere ser consciente.

Paso 2: Elige a qué prestar atención

Ser consciente de lo que más te desencadena puede ser un gran comienzo, pero puede no ser suficiente. El truco está en decidir qué te desencadena y a qué no quieres prestar atención. Digamos que no soportas la forma en que tu jefe te critica siempre, pero no quieres tomar ninguna medida porque tienes miedo de que te despidan. Es posible que quieras prestar atención a los pensamientos que surgen cada vez que piensas en tu jefe. También es posible que pienses en lo mucho que te disgusta tu trabajo y en que te gustaría dejarlo cuanto antes.

Supongamos que no soportas a tus padres y que siempre te tratan como a un niño. Quieres que te respeten, pero no lo hacen. Es posible que quieras prestar atención a los pensamientos que surgen cada vez que piensas en tus padres y en cómo desearías que cambiaran.

Paso 3: Define tus reglas y límites

A continuación, define las reglas y los límites de tu autodiálogo. ¿Qué quieres oír, qué quieres pensar y qué quieres hacer? Si está intentando eliminar los pensamientos autocríticos, por ejemplo, puedes intentar dejar espacio para el autodiálogo positivo. Si quieres eliminar la autoderrota, puedes intentar sustituir los pensamientos negativos por otros más neutros.

Por ejemplo, tal vez quieras hablar más de lo que has logrado en lugar de lo que no has hecho. Puede que quieras pensar más en cómo puedes mejorar en lugar de cómo no puedes mejorar en absoluto o de lo mal que te está yendo.

Paso 4: Identifica los pensamientos autodestructivos y cambia tu hábito emocional.

Por último, identifica los pensamientos autodestructivos y cambia tu hábito emocional. Puede ser difícil “etiquetar” tus sentimientos, pero es un paso esencial. Se nos enseña a no pensar de forma negativa y a menudo se nos enseña que estos pensamientos son erróneos. Por lo tanto, es difícil identificarlos como pensamientos autodestructivos porque nos han enseñado que están mal.

Sin embargo, tan pronto como los identificas como pensamientos autodestructivos, puedes cambiar la forma en que te sientes sobre ellos. Puedes pensar: “Me gustaría poder hacerlo mejor”, en lugar de “Soy un fracaso y no me saldré con la mía”.

Paso 5: Sustituye las afirmaciones negativas por otras más neutras.

Digamos que siempre dices “Soy terrible con los stops”. Puedes sustituir esta afirmación por algo como: “No sé gestionar los stops como me gustaría”. No es exactamente lo mismo, pero es una afirmación más neutral y no te hará sentir mal.

También puedes intentar encontrar una forma más neutral de describir tus sentimientos. Puede ser más fácil decirlo que hacerlo, pero es un buen punto de partida. Por ejemplo, “Siento que no soy lo suficientemente bueno” puede ser “Soy malo en trading” o “No soy lo suficientemente bueno en trading”.

También puedes intentar encontrar formas más positivas de describir tus habilidades y capacidades. Esto puede ser un reto porque puedes estar muy acostumbrado a pensar de forma negativa, pero marcará la diferencia.

Paso 6: Cambia tu comportamiento y tus expectativas

Ahora, cambia tu comportamiento y tus expectativas. Puedes intentar hacer algunas cosas cuando tengas un autodiálogo negativo. En primer lugar, date cuenta de cuándo lo tienes. Después, intenta cambiar tu comportamiento para mejorarlo. Por ejemplo, puedes intentar cambiar la forma en que te hablas a ti mismo y las cosas que dices, intentar cambiar las palabras que utilizas, intentar cambiar las cosas que haces e intentar cambiar también la forma en que te sientes.

Así te será más fácil darte cuenta de cuándo estás teniendo un autodiálogo negativo y tendrás algo positivo que cambiar cuando lo notes.

También puedes intentar cambiar tus expectativas. Esto es más fácil de decir que de hacer, porque puedes estar acostumbrado a esperar que las cosas salgan mal. Por ejemplo, puedes esperar fracasar en algo o que te traten mal. Puede que esperes que esto ocurra una y otra vez porque así es como te han condicionado.

Paso 7: Haz un balance al final y comprueba si estás mejorando.

Por último, haz un balance al final y comprueba si estás mejorando. Esta es la parte más importante y a veces la más difícil. ¿Estás teniendo un mejor autodiálogo? ¿Es menos intenso? ¿Te hablas a ti mismo de forma diferente? ¿Te sientes de forma diferente? Si utilizas esto como guía, estás progresando. Si te sientes bien y te hablas a ti mismo de forma diferente, entonces estás progresando.

Puede que no notes ningún cambio al principio, pero al final dará sus frutos. Es importante tener paciencia y dedicarse tiempo a uno mismo. Tener un autodiálogo positivo requiere tiempo y atención, pero el esfuerzo merece la pena, serás un mejor trader si trabajas este aspecto.

Comentarios (01)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

#iguru_soc_icon_wrap_63363a6b3e9f0 a{ background: transparent; }#iguru_soc_icon_wrap_63363a6b3e9f0 a:hover{ background: transparent; border-color: #ec127e; }#iguru_soc_icon_wrap_63363a6b3e9f0 a{ color: #acacae; }#iguru_soc_icon_wrap_63363a6b3e9f0 a:hover{ color: #ffffff; }

10% Descuento!

Suscribete a nuestra newsletter y consigue descuentos en todos nuestros productos y cursos
Enviar
Si tienes dudas... Ya sabes, mejor preguntar :)
close-link